El blog de Elisa Bayo

Eso no, caca

Posted in Y tal y tal by Elisa Bayo on 14 junio 2018

Tres hitos han marcado la unión de mi pueblo en lo que va de siglo XXI: el hundimiento del Prestige, con la fiesta de los mejillones gallegos en solidaridad con las familias mariscadoras; el 11M, con una concentración silenciosa en la plaza del pueblo; y la mierda de gorrino, con firmas a tutiplén en contra de una granja.

Llevamos una semana que no se habla de otra cosa. (El siguiente background va para mis dos lectores extranjeros, es decir, de fuera de Cuenca, por eso les pongo palabras en inglés) Resulta que el matadero de Tarancón quiere tener hasta un millón y medio de gorrinos a cien kilómetros a la redonda. Y una de las granjas proyectan construirla en Zarzuela (fin del background).

Y claro, yo me he puesto a multiplicar rápidamente a boleo porque hablar de mucha mierda, fuera del teatro, da risa.

Echando la cuenta con una tabla, cogida al azar, de producción de mierdas de cerdo, propiamente llamadas purines, mil cerdas madres con lechones pueden cagan diez mil metros cúbicos, o toneladas, de mierda al año (de verdad, no me hago a la idea de que caguen tanto, menos mal que me estoy inventando el dato). Así que, si el proyecto sale como Dios manda, en un tiempecito -probablemente breve- el corazón de Caggggtillalamancha estará regado por la nada despreciable cifra de 10.000.000 de metros cúbicos de caca, a 100 kilómetros a la redonda, claro.

Inciso:

Imaginemos que Caggggtillalamancha pudiera trasvasar mierda a Murcia en lugar de agua, podría enviar 10 hectómetros cúbicos, aunque llegaría algo menos. Algunas zurrapas se quedarían por el canal. Oye, no es moco de pavo.

Sigo:

De momento, en Villalba vamos a tener la gran suerte de acoger los purines de la granja zarzuelera de 3.000 gorrinas. Calderilla. Ea, qué le vamos a hacer, unos acogen refugiados, y otros mierda.

Yo creía que íbamos a estar contentos, porque por fin podemos demostrar lo modernos y avanzados que somos en el pueblo. Después de superar nuestro paletismo de morral, pelliza, botijo y boina a rosca cerrando granjas, mataderos y carnicerías familiares, porque los que saben del tema mucho más nos decían que eran peligrosas para la salud; de vender ganado y tierras -porque eso es para los fracasados que no valen para estudiar- y de irnos a sacarnos carreras y doctorados a Madrid para prosperar, o lo que es lo mismo, que nos llamen con un “don” delante y trabajar en una oficina en la ciudad y vaciar los pueblos, resulta que lo guay era montar una casa rural en el pueblo y vivir del turismo de naturaleza, porque los de ciudad se estresan, los árboles son terapéuticos y “los bebés vaquitas recién nacidas son preciosas vamos a llevarnos esta que está abandonada por su mamá que se ha ido a comer a cincuenta metros, llamamos al 112, dejamos la vaca en otro rebaño y se muere”. Y además, como todo el mundo sabe, el desarrollo rural es “una apuesta decidida de futuro”, un “motor de desarrollo” y “una prioridad para este gobierno” desde los años 90 hasta la actualidad.

Y ahora, que nos volvemos al pueblo, y ponemos la casa rural con la subvención,  y convertimos el monte en parque, y no cortamos ni una ramita de romero de las que dan buena suerte, los dirigentes de la administración pública nos dicen que qué bonitas y modernas las granjas a la vanguardia tecnológica -pero no las de cien gorrinos, que eso es insostenible- de mínimo mil. Porque residuos, lo que se dice residuos, son los nucleares. Los purines no, leñe. Da gusto escuchar decir, e incluso alegra, que la mierda de miles de gorrinos juntos puede convivir en perfecta armonía con los turistas que vengan a respirar el aire puro de la naturaleza ¿O era con los turistas que venían a beber vino? Qué más da. Es maravilloso. Qué queréis que os diga. Yo me lo creo. Lo dice la gente que ha estudiado en condiciones, con su título enmarcado en la pared con su “don” bien puesto.

Sin embargo, en el pueblo están que trinan, pían, ladran, mugen, rugen y muerden. A los que tuvieron viejas granjas (aquellos paletos que no sabían hacer la o con un canuto, claro, y que hasta metían los gorrinos en sus casas), les hacen los ojos chiribitas al imaginarse tal embalse de mierda. Los únicos contentos son los cómicos y titiriteros, faltaría más. Aunque esos no cuentan, como son unos pelambreras subversivos…

En cualquier caso, y como personas primarias que somos -los que somos de pueblo-, que nos guiamos por nuestros instintos y no nos enteramos de lo que pasa en el mundo, sólo nos queda aplicar una de las primeras frases dichas por nuestros padres que se fija como impronta en el cerebro para luchar por la supervivencia de la especie: “Eso no, caca”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: