El blog de Elisa Bayo

Por la acera

Posted in 2017 by Elisa Bayo on 31 enero 2017

acera

A ella le pingaba la falda, dejando al aire unas canillas duras como garrones secos. Él ya llevaba los pantalones un palmo por encima de los riñones. Las chaquetas, de lana. Los pelos, blancos y lacios. Caminaban acompasados por la acera. Ella, con la muleta en la mano derecha, para darle la izquierda a su marido. Él, con el garrote en la izquierda, para coger con la otra a su mujer. Y esas manos se fundían como una sola pieza de madera tallada: resistente, vieja, tenaz, maleable, suave… hasta que llegaron a la señal de información turística, mal plantada en su camino. Las Casas Colgadas y los hoteles a la izquierda, el Museo Paleontológico a la derecha. Ellos marchaban de frente. Así que se soltaron. Él apoyó el garrote en el asfalto para rodear el impertinente mobiliario urbano. Ella se agarró al poste informativo para no perder el equilibrio. Escribiré una carta al Ayuntamiento. El de Urbanismo ha de saberlo: Las aceras de Cuenca no están hechas para el amor duradero.

Meteorología mortal

Posted in 2017 by Elisa Bayo on 19 enero 2017

20160228_151345

El parte da nieve. Las máquinas comienzan a esparcir sal. Los hombres del tiempo multiplican sus seguidores en Twitter. Las máquinas echan más sal. El gobierno suspende las clases en los colegios. Las calles se cubren de blanco, por la sal. #diamundialdelanieve #estampanavideña #frozenSpain se hacen ‘trending topic’. Las carreteras, con la tensión por las nubes; los informativos, de blanco nuclear. Cuatro copos en un cerro. Las cabras salen a la carretera, a chupar sal. Un conductor wasapea: “la carretera está bien”, y se estampa contra un animal. Una chiva parda, la primera víctima mortal del temporal.