El blog de Elisa Bayo

Herver Cartier-Frügher: historia de una mierda

Posted in 20x13 by Elisa Bayo on 18 septiembre 2013

Sí, éste iba  a ser una emotiva elegía sobre el político español Herver Cartier-Frügher, recientemente fallecido al caer accidentalmente del campanario de la iglesia de su pueblo pero, qué coño, ¡si su vida fue una verdadera mierda! Desayunaba un café con leche medio frío mondo y lirondo, no almorzaba -a menos que algún empresario o encargado de obra se lo pagara- y fumaba como un carretero. Se vestía con la ropa que cada mañana le preparaba su mujer. Él no quería a su mujer. Sus hijos no le querían a él. Se quedó con la herencia familiar de dos generaciones comprando parcelas, piazos y esquinazos a precio de ganga a cambio de enchufes a primos, hijos de primos y primos de primos en la administración pública, el partido y sociedades afines. Jamás se leyó ninguna de las leyes por las que votó. Iba de viaje, siempre gratis. Iba a los toros, siempre gratis. Iba de putas, siempre gratis. Sí, Herver Cartier-Frügher hizo muchas cosas, todas por sus santos cojones (es lo que tienen los de su generación, que como han estudiado en un seminario…)

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. d:D´ said, on 19 septiembre 2013 at 18:15

    Copón bendito, son la hostia…
    Dice una coplilla castellana: Si los curas comiesen chinas del río no estarían tan gordos los tíos jodíos
    Y no es de extrañar que tengamos en política tanto avaro sanguijuelo que se endiosa con los votos de una mayoría no muy lista.
    No hay mal que cien años dure, ni cuerpo que la aguante
    Finalmente el pueblo los pone y se las quita según suertes, como en el reparto de tierras y piazos. Son paralelismos típicos que les valen de escarmiento y que se suelen anunciar con la cabra desde el campanario; aunque algunos nunca captan la indirecta de los mozos del pueblo.
    Algunos también tuvimos o-culta formación de esas mas no fuimos, ni vamos, por esos derroteros; hay clases y clases. Ahí comienza la diferencia.
    La ignorancia nace (Jamás se leyó ninguna de las leyes por las que votó.) como hija tuerta de las obligaciones y se casa con todos los derechos.
    Pois eso :)))
    [Estupena historia para quien sabe contarlas]
    Breves saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: