El blog de Elisa Bayo

Vaya vallas

Posted in Historias del 2011 by Elisa Bayo on 18 octubre 2011

Hoy vamos a explicar cómo funciona el sistema francés para construir una valla para el ganado, y cómo funciona el de, por ejemplo, Cuenca-Castilla-La Mancha-España.

SISTEMA FRANCÉS

El granjero Jean Jacques está partiendo leña. Después de salir de la escuela y hacer los deberes, sus hijos, Pierre y Montecristo se disponen a ayudarlo. Entonces él les dice: “Coged los palos que peláisteis ayer y la cuerda larga y vais bordeando la parcela”. Se trata de un trabajo bastante sencillo para los niños puesto que ya sean para vacas, cabras, ovejas o caballos, las vallas de las praderas francesas apenas levantan medio metro del suelo. Antes de caer el sol, “les enfants” han finiquitado el trabajo. Las cabras ya no se escapan, y cuando lo hacen, van por la carretera y siempre hay alguna que vigila por si viene algún coche (ver foto).

SISTEMA ESPAÑOL

Manolo está cabreado porque, o bien le atropellan una oveja, o se le electrocuta una vaca, o la yegua se le mete en el “prao” del vecino o le entran los cazadores. Como quiere poner una alambrera como la del vecino que le fríe a sus vacas, va a pedir una subvención a la Delegación. ¿Está el delegao? No, ahora es el coordinador. ¿Y dónde está? Almorzando, vuelva mañana mejor. Es que quería pedir una subvención para una valla para mi ganado. Pues rellene estos impresos.

Al día siguiente va a ver al coordinador sin los impresos, pa qué.  Mire usté, que soy cuñado del alcalde de ………………….. (rellenar con el nombre del pueblo gobernado por alguien del mismo partido que el coordinador), que me ha dado recuerdos para usté. Hombre, hombre, no me llames de usted. Bueno, pues que te quería decir que qué dinero puedo pedir para una valla para mi parcela. ¿De cuánto? Pues seis hectáreas (tiene cuatro en realidad), porque tengo quinientas cabezas de ganado (tiene cuatrocientas cincuenta). Uy, no te preocupes, esto lo tienes arreglado.

Al cabo de ocho meses y no sé cuántos almuerzos, le llega la concesión de la subvención: 5.000 euros (le deberían haber dado la mitad). Oye, pero mejor me pones el dinero en la cuenta de mi hijo.

La valla de dos metros de alto que cuesta 6.000, electrificación aparte, se la presupuesta Pepe por 9.000, y se la instala por 10.000 tres meses después porque está hasta arriba de faena, se le ha ido el rumano a su país, ningún español quiere trabajar en esto y la cosa va muy mal con la crisis.

Total, que Manolo consigue su valla un año y medio después y su hijo se compra una moto. Para la electrificación, ya enganchará al transformador del vecino que le debe unas cuantas.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. rosi said, on 30 octubre 2011 at 18:33

    toma ya!!!!!!!!!!!!!! así es!!!!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: