El blog de Elisa Bayo

Y una ensaladera

Posted in Historias del 2011 by Elisa Bayo on 1 marzo 2011

Las amas de casa son las grandes administradoras de este país y los bancos lo saben. Por eso antes, con los ingresos de 50.000 pesetas, te regalaban un juego de toallas y con 100.000 una batería de cocina. Y si le abrías una cartilla al chico para sus ahorros -porque la abuela se empeñaba en darle 5.000 pesetas en Navidad y otros mil duros por el cumpleaños porque “cómprale tú al chico ropa o lo que quieras que yo no voy a bajar a Cuenca”-, te regalaban una cartera para la escuela y un bolígrafo imitación de estilográfica de esas que sólo se reciben para la Primera Comunión.

Las amas de casa viudas son las administradoras “masters del universo” y las cajas de ahorro lo saben. Por eso mi tía Angustias tiene, bien guardados en sus “cajas de ahorro de cartón”, cinco juegos de toallas de algodón hermosísimas, tres vajillas aptas para microondas, tres cuberterías a las que no se les va el lustre, una batería de cocina simple y otra que incluye una olla exprés, una ruletita en las tapas que indica la temperatura y  una cacerola más alta de lo normal con un escurridor incorporado para cocer los espaguetis que “quédatelo tú, hija mía, porque yo los espaguetis los parto y “ande” voy yo a calentar ese cazuelusco de agua”.

Las amas de casa son una especie en peligro de extinción y los bancos lo saben. Por eso ahora, por 2.000 euros a plazo fijo te ofrecen un ipod y una suscripción a Gol televisión por un año para ver la liga de las estrellas y los partidos vip, y te incluyen una alerta en el móvil donde te avisan de los resultados del campeonato, el último minuto y los puntos que te quedan en la tarjeta de crédito canjeables por un juego de la PSP o un viaje a uno de nuestros paradores nacionales.

Así que mi tía Angustias, cada vez que se sienta a pasar el rato de casquera en el banco del parque San Julián junto a la sobrina del boticario de Paracuellos que ya murió, una cuñada por parte de su marido que en paz descanse y Paloma, señora del cartero de la Fuente del Oro que “mañana hace catorce años que lo enterramos”, reflexiona junto a sus amigas sobre si sacar o no los cuartos. Con todas esas pantallas encima de los oficinistas sin ventanillas, una no sabe si está en una sucursal bancaria o “tombolaria”. Y si por lo menos regalaran un tostador… No se fía. Teme no acertar con los números y que su dinero desaparezca. Y 30 euros no son ni mucho menos cinco mil pesetas, porque “yo con mil duros me hacía antes la compra de todo el mes, y ahora, que encima me han cambiado el Alconsa por la Despensa -por mucho que me pongan los filetes de panceta en unas bandejillas de plástico muy apañadas que las meto al congelador y no tengo que envolver la carne en el plástico ni nada- en una semana vuelan los céntimos que ni te enteras”.

Hace ya bastante tiempo que mi tía no consigue una vajilla con sopera ni una cubertería con cuchara para la fruta. Y aún no les ha perdonado a los del banco que en el cambio de pesetas a euros la cartilla perdiera unos cuantos ceros de los buenos, de los que se ponen a la derecha, entre el punto del mil y la coma de los céntimos.

El otro día, cuando estábamos sentadas en el banco (del parque) me dijo que me iba a regalar una de sus “cajas de ahorros”. Así que me puse a pensar yo también, con las administradoras masters del universo, sobre las verdaderas cajas de cartón y bancos de madera.

Hoy he estrenado una de sus vajillas, la de los platos ribeteados con unas cenefillas de margaritas doradas muy bonicas que “Elisa, ¿por qué no te compras un mueble en el salón y pones tu vajilla y tu cristalería como Dios manda?”.

Mientras colocaba las piezas en el estante de la cocina, he jurado sobre la ensaladera que no puntuaré para conseguir el Ipod.

Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Santi said, on 15 marzo 2011 at 22:47

    Sin duda lo mejor es lo de GolTV. ¡Quién lo pillara!

  2. rosi said, on 4 marzo 2011 at 20:35

    eli, se empiza por una ensaladera….

  3. Aitor said, on 4 marzo 2011 at 10:37

    Mooooolaaaaa !!!
    Como la vida misma… esa que, desgraciadamente, casi nunca aparece reflejada en ningún sitio.

  4. Paco said, on 1 marzo 2011 at 21:38

    …SIEMPRE TAN AUTÉNTICA, TAN CERCANA A LO COTIDIANO, ELISA. CREO QUE NUNCA HABÍA VISTO ESCCRITA LA PALABRA ‘LUSTRE’.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: