El blog de Elisa Bayo

Operación bikini

Posted in Having a bath by Elisa Bayo on 1 junio 2009

Nunca desde que se pusiera de moda esta prenda, allá por la década de los cuarenta, someterse a la operación bikini había resultado tan fácil como ahora: recesión económica, cambio climático… ¡está chupao! Tener la cuenta del banco en números rojos o, aún mejor, quedarse en el paro sin derecho a subsidio por desempleo es un factor que propicia una cesta de la compra a base de pan y agua -o de ajo y agua- ideal para llegar en plena forma, es decir, en los huesos, a la época más importante del año: el verano azul. Gracias a tan selecta dieta, las dificultades para perder peso estarán más que superadas sin invertir ni tiempo ni dinero. No tendrá qué echarse a la boca, así que no perderá ni un segundo. Este año sí: esos señores supergordos, blancos y calvos -no me refiero a los banqueros, sino a los michelines-, estarán en crisis.

En mi familia de acogida dublinesa, la hermana, a la que llamamos host sister, ha comenzado su dieta primaveral para evitar tener que comprarse otro bikini tres tallas más grande que el del verano pasado. Por el momento, ella conserva su empleo, así que su régimen alimenticio tiene más que ver con la pizza y la Coca Cola que con el pan y el agua. Como los irlandeses se pasan el año comiendo patatas fritas y hamburguesas bañadas en toda clase de salsas y grasas, una dieta en este país consiste en lo que tradicionamente denominamos en España “comer en condiciones”. Yo le he dicho que me solidarizo con ella, me sacrifico, y la acompaño en su via crucis de pescado a la plancha, legumbres e incluso fruta. Ella agradece profundamente mi esfuerzo y toma su cena con lágrimas en los ojos. Si es que, la que no está acostumbrada a bragas, las costuras le hacen llagas.

¿Y qué me dicen del cambio climático? Con esa finísima capa de ozono y ese sol que más calienta con sus radiacciones cancerígenas y todo ¿no están deseando ya tumbarse como sapo tripa arriba cara al sol -pero sin camisa, ojo- torrándose por delante y calcinándose por detrás? ¡Todo el mundo a morenearse! Cuanto más negro, perdón, de color, mejor. Aquí en Irlanda van todos como la versión más chic del porsche: descapotables. Mi host sister sale a la calle en tirantes aunque el termómetro apenas alcance los quince grados. Como hace sol… Y les encanta colonizar las playas españolas tapizando la arena con sus lechosos cuerpos, a modo de placas solares, resistiendo hasta las tres de la tarde con cuarenta grados de temperatura. El problema de los irlandeses es que, en el proceso de registro de color en el arte del moreneo, ellos simplemente saltan del blanco al “rojo estilo sartenazo”, término éste acuñado por mis amigas “las hermanas Peralta” para definir el tono de cutis que imita la piel percutida por una sartén incandescente.

Como tuviera el poder, instauraría una ley para impedir que los machos irlandeses se paseen por la playa. Están tan blancos que la luz les refleja, haciendo rebotar en sus pechos desnudos los rayos esos tan peligrosos y tan cancerosos que dejan a los bañistas más “de color” y prácticamente ciegos ante tanta luz. Vamos, que su blanco nuclear es perjudicial para la salud y contribuye al calentamiento global del planeta tierra. Madre mía, a veces exagero tanto que ya no sé hablo de personas o de X-Men.

Si a estas alturas del calendario de amas de casa en bañador, o de bomberos de Bilbao, ustedes no han comenzado la operación bikini, no se angustien. Todavía les queda un par de meses de puesta a punto y la gran noticia es que la situación económica aún puede empeorar. Si conservan su empleo, esperen un rato sentados y lo perderán -si no son funcionarios, evidentemente. A partir de ese momento también perderán peso. Y al igual que mi host sister, si consideran que este verano no hace suficiente calor, les recomendaré unos días en la paradisíaca isla Bikini, en el Pacífico, donde en los años cuarenta, además del baño con esas revolucionarias prendas, también se puso de moda lo de explotar bombitas que dejaban a la gente con un “moreneado nuclear”.

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. De segunda mano « El blog de Elisa Bayo said, on 29 diciembre 2009 at 8:30

    […] “Lograr traducir la palabra sartenazo” por la comunidad irlandesa en […]

  2. Laura said, on 25 junio 2009 at 18:00

    “La que no está acostumbrada a bragas, las costuras le hacen llagas”, tremendo refrán!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: