El blog de Elisa Bayo

Condenados

Posted in Having a bath by Elisa Bayo on 4 mayo 2009

Vamos con otro cuento. Érase una vez un hombre cuyo mayor placer era amargarle la vida a los que tenía alrededor, esto es, no le quitaba el culo a los pepinos cada vez que hacía ensalada. Bueno estaba y se murió y, evidentemente, fue a parar al infierno. Cuando se dió cuenta de que las calderas de Pedro Botero no eran un invento de los católicos y que podría convertirse en un sol para el resto de su muerte -no me refiero a un dios maya sino a eso de estar ardiendo miles de años incombustiblemente- comenzó a implorar perdón desesperadamente. Dedicó una eternidad a convencer al demonio de su buen corazón y suplicar una oportunidad. Para finalizar su casi infinito discurso argumentó: “No era yo. El mundo me hizo así. Ni siquiera pude cumplir en vida lo que todo ser humano debe hacer: plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo”. Así que el diablo le encomendó tres tareas: talar una secuoya de siete metros de diámetro con una navajilla cabritera, leerse El Quijote y examinarse, y someterse a una sesión de repaso de fotografías de hijos de los vecinos en una guardería de recién nacidos. El pecador se metió al horno y no volvió a rechistar.

Aunque para algunos asegurarse la perpetuidad es una misión antes de palmarla, cada vez que observo a irlandeses solitarios poníendose hasta arriba de cerveza sentados durante horas en la misma banqueta del pub, creo que ellos llevan entre manos algún chanchullo con el demonio que ahora éste les reclama en vida. “Señor pata de cabra. Ni siquiera pude deleitarme con una deliciosa pinta de cerveza”. Y en menos que canta un gallo, ¡Tachán! Condenado a superar la cifra de cuarto de millón de pintas de cerveza negra servidas al año, cuando en dicho año hay recesión, claro está. Un pub dublinés de barrio, un año próspero, puede alcanzar el millón de pintas dispensadas, bebidas y depuradas por el riñón. “Soy la pinta un millón”, anunciaría sonriente el prisionero. Y ya. Los irlandeses que beben solos tampoco hablan. Sólo piden y pagan, piden y pagan, piden y pagan y van al “toilet”.

El infierno del español, en este caso, consistiría en ser irlandés. No por beber, no. Eso es un placer. ¡Por no tener aperitivo! En Dublín la cerveza se sirve de medio litro en medio litro y “sin un mal alcahuete que meterse entre los dientes”. Ni pincho de tortilla, ni choricillos, ni una aceituna amarga. Nada, cero. Ni palillos en los mostradores, ni servilletero, ni cenicero ni serrín en el suelo -y así puedo continuar negando siete veces más que San Pedro. Por eso los niños irlandeses no se crían en los bares. En nuestra amada patria, la identidad del infante español viene marcada a fuego por esas interminables “horas del aperitivo” donde, cada Domingo, de primer plato los pequeños de la casa degustan la ensaladilla rusa, de segundo mordisquean la rodaja de salchichón y de postre, se deleitan con la gamba (madre chupa la cabeza). Y de ahí ¡directos a por el huevo Kinder! Mientras, el adulto español bebe, come y paga; bebe, come y paga; bebe, come y paga y planta un pino (se perpetúa a su modo…)

Supongo que el resto de penitencias para los insulares del Norte pasaría por contar las hojas que hay en un campo de tréboles a la vez que alguien juega al bingo para confundirte y, en el caso de los aficionados al deporte rey continental, comprobar cómo en cada partido son incapaces de logran que un equipo juegue decentemente al fútbol. En eso de tener hijos, imagino como la peor de las condenas estar escuchando permanentemente la voz de ese niño que, después de comerse el chocolate, repite sin cesar: “Cómprame otro huevo. Este premio no me gusta. Cómprame otro huevo. Este premio no me gusta. Cómprame otro huevo”. Y el irlandés al lado, oyéndolo con paciencia, y sin pincho de tortilla a mano para cerrarle el pico. Tendrá que resignarse y seguir cumpliendo su condena: “Camarero, otra cerveza, por favor”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: